El Pistacho triunfa en el campo extremeño

Ya se le conoce como el “nuevo oro verde español“. Se trata del Pistacho, un cultivo que puede llegar a detener la despoblación rural y que puede dar una forma de vida, no solo rentable, sino también sostenible.

En la Campiña Sur Extremeña ya hay campos sembrados con plantas de pistachero, por ejemplo en Llerena. Es una gran esperanza para los agricultores durante las próximas décadas.

Las condiciones que ofrece la región convierten al Pistacho en una buena opción de cultivo. Lo malo es que la planta necesita entre seis y siete años para comenzar a dar frutos, pero una vez empieza la rentabilidad es mucho más alta a otros cultivos.

Un clima de extremos, con veranos muy calurosos e inviernos fríos, esto es lo que ofrece Extremadura. Y resulta que es uno de los requisitos fundamentales para el cultivo del Pistacho.

El Pistacho es un fruto de origen semidesértico. Esto quiere decir que en climas secos y con poca agua prolifera muy bien. Los países que lo cultivan casi de forma exclusiva son Irán y California, por lo que en España es un fruto novedoso.

Una hectárea de pistachero puede dar unos ingresos entre 6.000 y 9.000 euros, sobretodo el cultivo del Pistacho Ecológico. Para hacerse una idea del valor de este fruto seco, una hectárea de Pistacho da unos 1.000 quilos de media. El precio de venta en origen es de 6 euros el quilo, pelado y seco, por tanto son 6.000 euros de ingresos.

Además, el pistachero es un árbol que no necesita grandes cuidados, se puede llegar a gastar entre 500 y 1.000 euros por hectárea. Es por eso que existe en la actualidad ese boom por el cultivo del Pistacho.

Dicen los expertos que el Pistacho “Tiene potencial para sustituir al olivo como el gran cultivo del sur de España. No corre el riesgo, como el olivo o el almendro, de que la superproducción colapse la demanda, aunque todos sabemos lo que representa el olivo en la cultura andaluza y solo los más atrevidos darán el paso ahora“.

Pero, como ya se sabe, España es el País de la picaresca, por lo que han surgido también muchas estafas. Como hay mucho desconocimiento sobre el cultivo del Pistacho, hay quien se dedica a vender semillas de pistachero que no son “buenas”. Hay que saber con quien se trabaja y no fiarse de cualquiera que venda este tipo de “oro verde”.