El transitario: El antes y el ahora


Muchas empresas requieren de servicios de logística y de almacenamiento,  pero además se le suma un transporte eficiente por diferentes vías.

Estos son algunos de los servicios, que a vista del resto del mundo no se ve, pero a nivel de infraestructura de empresas que requieren servicios de importación y exportación suelen valorar para elegir al mejor proveedor de estas prestaciones.

Pues bien, una de las figuras que ha ido evolucionando con los años ha sido de los transitarios. Estos son personas y/o, considerarles entes, que gestionan el proceso intermediario entre las empresas que desean que se almacene sus productos durante un pequeño periodo de tiempo, hasta que se inicie el transporte a su destino.

Pero con el paso del tiempo este tipo de figuras empresariales han ido evolucionando, y sus funciones han ido un poco más allá de su principal finalidad, ampliando los servicios y dando mayor cobertura a la calidad de sus prestaciones.

Es por ello qué aquí te explicamos qué hace un buen transitario y en qué consisten sus relaciones con las empresas que requieren de sus servicios.

¿Qué es un transitario y cómo es su trabajo?

Por definición, un transitario es una persona física o jurídica que presta servicios de transporte, pero de calibre internacional, por lo que en mercancías se refiere. Para ser más coloquiales, es el mediador de las operaciones internacionales de transporte sin influir el medio de éste último.

Es una de las piezas clave en la cadena del comercio internacional, puesto que la gestión, organización y asesoramiento de las operaciones necesarias para llevar a cabo estas gestiones comerciales a nivel mundial favorecen a la fluidez, rapidez y encuentran las mejores opciones para que estas acciones sean las beneficiosas.

Pues bien , como decíamos, la figura ha ido cambiando, y ahora son más bien unos gestores y consolidadores de los engranajes que conforman todo el mundo del comercio internacional, y sobre todo entre las empresas de transporte de mercancías y de cómo se van a realizar dichas transacciones.

El transitario: El antes y el ahora

Es por ello que los transitarios han pasado de ser un intermediario entre empresas para la gestión de sus artículos, a un perfil más consolidado en el que media y gestiona para que sea más sencillo y las acciones de intercambio sean las óptimas para ambas empresas.